Eso que no te digo

Yo no tengo un libro mojado por el agua del mar

Los míos son libros más bien llenos de polvo,

nunca se mueven de su lugar.

No saben de aventuras ni de arena.

Hay libros que no sé leer

y otros que no me interesan pero los leí

y se quedan dando vueltas…

Y de paso,

me gusta la sutileza de no saber qué me decís

si es que me lo decís

o yo creo que me lo decís.

Quiero creer que lo decís para que lo oiga

o es un poco de nada y el silencio hace el resto.

Mis palacios de memoria son raros

repetitivos hasta el hartazgo y no hay lujos

y me gusta llenarlos con las imágenes distorsionadas que

creé de tu persona.

Ni siquiera son reales.

Es lo que tengo o la ausencia de eso

o tal vez es nada,

es lo más probable.

Es como esa melancolía de querer o extrañar lo que no se tiene

sutil e inútil pero constante,

malditamente constante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s